Hernia de disco.

La columna vertebral está formada por 26 huesos llamados vértebras. Entre éstas, hay discos blandos rellenos de una sustancia gelatinosa. Estos discos amortiguan (actúan como un cojín) a las vértebras y las mantienen en su lugar. A medida que envejecemos, estos discos pueden perder su capacidad de amortiguación. Esto puede causar dolor si se hace presión sobre la espalda.

Ilustración de las vértebras lumbares

Causas

Cuando envejecemos, los discos de nuestra columna vertebral pueden perder su flexibilidad y elasticidad. Los ligamentos que rodean los discos se vuelven quebradizos y se desgarran más fácilmente. Cuando se produce una hernia de disco, puede ejercer presión en los nervios espinales cercanos (radiculopatía) o en la médula espinal (mielopatía) y causar síntomas dolorosos.

Síntomas:

Las hernias discales puede presentar distintos tipos de síntomas, entre ellos:

  • Dolor
  • Contracturas musculares
  • Calambres
  • Debilidad, Hormigueos
  • Pérdida de sensibilidad  

La queja principal de una hernia de disco lumbar normalmente es un dolor cortante y agudo. En algunos casos, puede haber un historial anterior de episodios de dolor localizado, que está presente en la espalda y continúa hacia abajo por la pierna con la que conecta el nervio afectado.

Diagnóstico

El médico puede conocer los discos enfermos con maniobras especiales, al momento de  explorar la sensibilidad y el movimiento de los miembros inferiores o superiores. Si el dolor permite la deambulación, el paciente lo hace inclinado hacia delante o hacia un lado.

Como exámenes complementarios tenemos las radiografías simples, que  solamente señalan una disminución de la altura del espacio intervertebral;  la Resonancia Magnética Nuclear; y los estudios de  Conducción Nerviosa  que valoran  los discos, ligamentos, vasos, médula, raíces nerviosas y su relación con los cuerpos vertebrales.

Tratamiento

Salvo presencia de pérdida de fuerza progresiva o dolor intratable, todo paciente con ciática debe  someterse a un tratamiento conservador durante 3 a 6 semanas, así como manejo por rehabilitación.

Si el dolor es intenso, repetitivo y no cede con el reposo o los medicamentos, es necesario consultar a un  médico especialista para el estudio integral y valorar el tratamiento  quirúrgico.

 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s