Lesiones triatlón: Running

Estos días hemos hablado sobre las lesiones que se pueden presentar durante un triatlón, la exigencia al cuerpo en este tipo de competencias es muy especial ya que implican varios factores para que un triatleta rinda al máximo, esto incluye diversas cosas tales como alimentación, entrenamiento y reposo.

El día de hablaremos de una de las lesiones que se presentan con mayor frecuencia en los corredores:

Lesión del tendón de Aquiles en corredores.

Esta lesión se ve con bastante frecuencia en corredores y especialmente en aquellos que cubren grandes distancias (llegan a ser un 25% de todas las lesiones del corredor). El motivo principal de su frecuencia en este deporte se explica porque se trata de un deporte unidireccional, que requiere de una propulsión continua de los músculos de la pierna. Podríamos hablar de otros factores como: excesiva tensión de los músculos isquiotibiales, gemelos y sóleo. Excesiva pronación del pie, que somete al tendón de Aquiles a un movimiento exagerado, con lo cual la lesión viene dada por sobreuso. Correr en cuestas es una sobrecarga adicional. Uso de zapatillas demasiado rígidas. Como factores que podemos considerar técnicos, mencionaremos las técnicas de carrera o entrenamiento inadecuado así como su modificación repentina tanto en cantidad como en calidad.

Síntomas de la tendinitis de Aquiles

El tendón de Aquiles es el más fuerte del cuerpo y su correcto funcionamiento es imprescindible en la vida cotidiana, por lo que cualquier dolor o pequeña molestia debería consultarse con el médico. Si se comienzan a sentir alguno de estos síntomas, es probable que nos encontremos con tendinitis:

  • Dolor y rigidez justo encima del talón, que a veces se alivia con el calentamiento y reaparece en torno a una hora después del entrenamiento.
  • El tendón duele al caminar, especialmente al levantarse por las mañanas
  • Hay inflamación unos dos centímetros por encima de la inserción del tendón en el calcáneo (hueso del talón): bursitis aquílea.
  • Dolor agudo tras realizar un esfuerzo explosivo o recibir un impacto en el tendón, que puede indicar una rotura parcial del tendón.

El tratamiento

El tendón está sufriendo una degeneración por lo que el tratamiento se centrará en dos aspectos muy importantes: frenarla y solucionarla. En cuanto a frenar esta degeneración, lo básico es no estresar más al tendón (dejar de correr, en nuestro caso); y en el caso de solucionarla, la terapia consistirá tanto en el uso de ejercicios excéntricos controlados como en una mejora de la dieta.

Aunque la dieta parezca sólo importante en el control del peso, también lo es en cuanto a la calidad de las estructuras de nuestro cuerpo. Del mismo modo que no es lo mismo una bici de aluminio que una de carbono, nuestros tendones pueden ser de mejor o peor calidad en función de lo bien que nos alimentemos. 

En cuanto a los ejercicios excéntricos de la pantorrilla, los estudios científicos han demostrado que son los más eficaces para mejorar la tendinosis aquílea. De todos modos, otras técnicas como los ultrasonidos, la electroterapia, el láser o el masaje transverso profundo pueden añadirse para mejorar las perspectivas de curación. 

Prevención de la tendinitis en el tendón de Aquiles

 Aunque es una lesión muy frecuente, es posible reducir el riesgo de sufrirla.Las corredores que ya la han tenido en alguna ocasión deben trabajar la prevención como una parte más de su entrenamiento.

  • Calentamiento progresivo antes del entrenamiento, mucho más importante en esfuerzos intensos como cuestas, saltos o series de velocidad.
  • Estiramientos antes y sobre todo después de correr.
  • Fortalecimiento de musculatura de gemelo y sóleo. Fortalecimiento de rodillas y musculatura de core y abdominales ayudan a mejorar la pisada y a que la tendinitis no se reproduzca.
  • Utilizar zapatillas adecuadas para el tipo de pie y pisada o plantillas personalizadas.
  • Correr con buena técnica.
  • La flexibilidad de piernas y sobre todo pantorrilla es uno de los mejores factores de prevención: además de los estiramientos después de cada carrera, dos días a la semana dedicados a mejorar la movilidad es una de las mejores estrategias para evitar esta y otras lesiones.

Si sufres dolor en el tendón de aquiles, visita al médico o al fisioterapeuta para saber el alcance de la posible lesión. Si te diagnostican tendinosis, acuérdate que se trata de una degeneración del tendón y que el tratamiento consistirá en mejorar tu dieta y dejar de correr durante unas semanas, a la vez que empiezas un programa de ejercicios excéntrico que debes realizar cada día y aumentando la sobrecarga a medida que tu tendón te lo permita.

 

Leer más: http://correr.about.com/od/LesionesArticulares/fl/Tendinitis-tendoacuten-de-Aquiles-en-corredores.htmhttp://running.es/lesiones/tend%C3%B3n-de-aquiles-punto-d%C3%A9bil-del-runner#.U_fnHsV5Ne8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s