Avances científicos y técnicas de rehabilitación deportiva

La tendencia actual es el trabajo manipulativo, a través de diferentes técnicas como la osteopatía, la quiropraxia, ciriax y otras, también están las técnicas de vendajes funcionales y de “Taping neuro muscular”, en donde, por intermedio de un vendaje, se busca contener, estabilizar y mejorar la función de diferentes estructuras.

En cuanto a los avances tecnológicos, poder contar con aparatología como: Game ready (terapéutica por compresión, crioterapia y drenaje linfático), es sumamente eficaz en el tratamiento de lesiones agudas como esguinces de tobillo, rodilla y muñeca. Estos procedimientos son los mismos que se llevan a cabo en el tratamiento de deportistas de elite como en la NBA.

Otra tecnología en rehabilitación es MEP (micro electrólisis percutánea), se trata de una terapéutica utilizada para patologías crónicas de los tendones, en donde se busca regenerar y favorecer la cicatrización. Hoy es una herramienta muy utilizada por la AFA y clubes de fútbol del país.

La hidroterapia, permite graduar la carga de los ejercicios por las diferentes leyes de flotación mientras que, por la temperatura del agua, se favorecen los procesos metabólicos.

Las plataformas vibratorias son utilizadas en rehabilitación para acelerar el proceso de recuperación del músculo atrofiado por una lesión y acortar los tiempos de inactividad.

Electroestimulación, laserterapia, radiofrecuencia y magnetoterapia son aparatologías de fisioterapia muy utilizadas para favorecer la recuperación y regeneración de los tejidos lesionados.

En la actualidad, el profesional tiene un gran rango de posibilidades para tratar patologías respetando los tiempos biológicos de cada lesión, ayudando a que los procesos sean de menor duración y trabajando las diferentes capacidades del deportista que se van perdiendo al estar inactivo.

Para tener una idea de la pérdida que se produce por la inactividad: un músculo que se encuentra inmovilizado pierde su capacidad de fuerza en un 15% por semana y en el mismo período un deportista pierde entre un 20% y 25% su capacidad física cardio pulmonar.

Por este motivo, si el paciente esta inmovilizado o sin actividad deportiva, desde las maquinarias (CPM, movilizadores pasivos continuos y electroestimuladores, entre otras) y la actividad física (bicicletas, elípticos, hidroterapia, etc.) se debe mantener lo máximo posible su capacidad física, para poder recuperarlo lo antes posible y devolverlo cuanto antes a su actividad deportiva con un trabajo sistemático de progresión funcional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s