Dolor lumbar: dolor en la espalda baja.

La espalda es uno de los sitios de apoyo fundamental del cuerpo, en el que se localizan gran cantidad de estructuras musculares, nerviosas y óseas. Muchas dolencias se concentran en esta zona, generando un intenso malestar.

Si se lleva la mano a la espalda cuando se agacha a recoger algo, cuando toma a su hijo en brazos o cuando está por mucho rato de pie en la fila del supermercado, lo más probable es que sufra de dolor lumbar crónico, una dolencia cada vez más común en estos días. Este padecimiento es la principal causa de ausentismo laboral y uno de los principales motivos de consulta en los servicios de Traumatología y Cirugía Ortopédica, puesto que puede aparecer tanto en trabajadores manuales como en amas de casa o estudiantes.

Alrededor del 50 por ciento de las personas se curan al cabo de una o dos semanas y más del 90 por ciento de los episodios desaparecen en un plazo de ocho semanas

Fotolia_53301745.-Dolor-lumbar

Síntomas

El dolor lumbar se conoce como aquel malestar que se localiza en la parte baja de la espalda o cintura. Normalmente aparece a partir de los cuarenta años, aunque puede surgir en cualquier etapa de la vida. El principal síntoma, como dice su nombre, es un dolor persistente en la zona lumbar baja, identificada como la parte posterior de la cintura, que se desencadena cuando se permanece de pie y mejora notablemente estando acostado en la cama. Este malestar también puede percibirse en la zona inguinal incluso en los genitales, la parte de atrás del glúteo, en la cara posterior y lateral del muslo y, menos frecuentemente, en la pantorrilla y talón.

  • Puede experimentar hormigueo o sensación de ardor, sensación de dolor sordo o dolor agudo. Según la causa y la gravedad, también puede tener debilidad en las piernas o los pies.
  • El lumbago puede variar ampliamente. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que uno es incapaz de moverse.
  • Según la causa del dolor de espalda, también puede presentar dolor en la pierna, cadera o parte inferior del pie. Ver también el artículo: ciática

Tipos de dolor

Existen diferentes tipos, según intensidad, duración y causa del dolor.

  • Agudo: que es aquel dolor que se presenta en forma fuerte.
  • Crónico: que es el que se arrastra por semanas y que puede ser reincidente en el transcurso de los años.
  • Puro: que no presenta ningún tipo de irradiación
  • Atípico: que no sigue los patrones más característicos y que por lo tanto puede deberse a malestares por tumores o dolores con gran componente psicosomático.
  • Esclerotógeno o facetario: que es el que se presenta por patología de las articulaciones posteriores de la columna, generalmente degenerativa y que en general se irradia a la región glútea o raíz del muslo.
  • Lumbociático: que se irradia a extremidades inferiores y se debe a compresión de raíces nerviosas, muchas veces producido por hernias discales”, detalla el especialista.

Causa

La causa más frecuente del dolor lumbar crónico es la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores. Esto forma parte del proceso normal de involución que aparece en la columna vertebral a partir de los 20 años de edad, como ocurre en otras partes de nuestro organismo. Pero si a esto le sumamos una musculatura abdominal y lumbar débil (facilitada por un abdomen prominente y flácido), sobrepeso (que hace trabajar continuamente a la columna con cargas mayores para las que está diseñada), permanecer de pie durante mucho tiempo y malas posturas, tarde o temprano aparecerá este temido malestar.

En general, la mayoría de los episodios de dolor lumbar se deben a trastornos mecánicos asociados a un uso excesivo de la espalda y la columna, o bien a los cambios graduales relacionados con el envejecimiento. Alrededor del 10 por ciento de los casos son producto de una enfermedad sistémica.

Los trastornos que afectan la parte inferior de la espalda pueden dividirse en mecánicos y sistémicos. Los trastornos mecánicos que pueden provocar dolor lumbar incluyen:

  • Esguinces.
  • Osteoartritis.
  • Una hernia de disco.
  • La estenosis espinal.
  • Hiperostosis esquelética difusa idiopática (HEDI).

Los trastornos sistémicos que pueden provocar dolor de espalda incluyen espondilitis anquilosante, osteoporosis, tumores e infecciones espinales.

¿Cómo se diagnostica?

Por lo general, un examen físico y un análisis del historial médico del paciente bastan para diagnosticar dolor lumbar. En algunos casos, las personas que no responden al tratamiento inicial pueden someterse a pruebas radiográficas especiales, tales como resonancias magnéticas y tomografías computadas, para detectar complicaciones adicionales en los tejidos blandos, hernias de discos, estenosis espinal, tumores o lesiones nerviosas.

La gran mayoría de las personas que padecen dolor lumbar se curan manteniéndose activas y tomando calmantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s