Correr y tu corazón

Seguramente que si deseas correr un maratón y nunca realizas ejercicio, no podrás terminarlo o te lastimarás. Podrá ser tu debut y despedida por no haber tenido un entrenamiento correcto. Esto no es todo, el correr sin un entrenamiento puede generar problemas al corazón.

La muerte súbita asociada al deportista en el 85% de los casos es producida por una enfermedad coronaria. Las coronarias son las arterias rodean al corazón y que aportan la sangre cargada del oxígeno que necesita para trabajar. En algunas ocasiones sus paredes aumentan de grosor y se cargan con grasas formando las temidas “placas de ateroma”. Cuando las arterias coronarias llegan a obstruirse parcialmente aparece la enfermedad coronaria.

Ahora imagina lo que ocurre cuando este corazón alterado tiene que realizar una actividad física, la respiración se acelera y el corazón bombea más deprisa para hacer llegar más oxígeno a los tejidos, por lo que si los vasos están parcialmente bloqueados la sangre se acumula en un “cuello de botella” e incluso algunas placas de ateroma se desprenden, se producen desgarros en las paredes y empiezan a aparecer coágulos que pueden obstruir por completo la arteria

Existen estudios que evidencian que en la mayoría de casos de muerte súbita en corredores, existía previamente una cardiopatía coronaria, que podía haber sido diagnosticada en un reconocimiento médico de aptitud,  pero que también podía haberse manifestado por primera vez en el momento del fallecimiento del deportista

 

FACTORES DE RIESGO PARA LA MUERTE SÚBITA DURANTE EL EJERCICIO

  • Edad superior a 35-50 años
  • Ser hombre
  • Mujer mayor de 70 años
  • Antecedentes de enfermedad coronaria en la familia
  • Nivel alto de colesterol
  • Tabaco
  • Hipertensión arterial
  • Estrés

El reconocimiento cardiológico preparticipación deportiva debería ser específico para grupo de edad y nivel de práctica deportiva, debiendo incluir siempre:

  • Cuestionario de salud
  • Una historia clínica con una anamnesis detallada
  • Una exploración cardiovascular meticulosa y un ECG.

En el deporte organizado y recreacional intenso debería incluir en los deportistas jóvenes:

  • Un ecocardiograma, y en los mayores, una prueba de esfuerzo máxima.

Un sistema de entrenamiento técnicamente correcto puede eliminar en buena proporción el riesgo de presentación de las complicaciones cardiovasculares más comunes relacionadas con el ejercicio físico, de hecho, el ejercicio físico no es el responsable del incremento de riesgo cardiovascular absoluto se ha demostrado que se produce una reducción de un 20%  en la mortalidad a los 3 años en pacientes con cardiopatía coronaria que siguen programas de entrenamiento físico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s