Niños y el running

Hay un proverbio chino que dice que “Si educas a los niños, no tendrás que castigar a los adultos” y que en el caso del atletismo, se podría equiparar a: “Si enseñas a correr a los niños, evitarás las lesiones de los adultos”.

Según los expertos, el «running» realizado a una intensidad moderada y adaptada a la condición física de cada niño es una buena opción. Todos hemos visto que los niños mimetizan los actos de sus mayores. Por ello, cuando llega la pregunta, que en un principio es tímida… de «papá, ¿te puedo acompañar?», debemos estar preparados. “Correr para un niño debe ser, sobre todo, un juego”, explica la doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer, autora del libro “Cambia tu vida, ponte a correr» (Ediciones Oniro)“. «Siempre es más sencillo hacerle practicar deporte si se trata de una actividad divertida, que él no sienta como una obligación», añade. Es decir, prosigue, «si decidimos salir a correr con ellos, tenemos que enfocarlo como un momento de recreo y dejar que ellos den en todo momento su opinión al respecto.

Observa a los niños, su instinto es correr antes que andar. Somos los padres los que los reprimimos para que no se caigan, más a las niñas que no suelen llevar ropa tan cómoda como los niños. Te recomiendo que hagas lo contrario, anima a los niños/as a correr con juegos fáciles, pequeñas carreras de 20 m con sus amigos, relevos, saltos de pequeños obstáculos, el escondite. Te sorprenderás de cómo mejoran las niñas y de que no hay diferencias entre sexos, cuando son pequeños.

Que el niño nunca sienta que es una obligación. Debe ser un juego y como tal, una actividad divertida.

En cualquier tipo de deporte, los niños deben asociar la idea de diversión o juego al movimiento. Esta idea tan simple, es quizás la más difícil de conseguir para los padres. Afortunadamente, las niñas no suelen sentir tanta presión social como los niños. Aún persiste la idea machista de que los niños deben ser los más fuertes, más rápidos, más todo; mientras las niñas que hacen deporte, lo suelen hacer por placer más que por presión para ganar a los demás. Aprovechemos esta pequeña ventaja sociológica para que las chicas puedan correr por gusto. Evitaremos adultas que odien cualquier cosa relacionada con atletismo o carreras.

Épocas de crecimiento

Muchos padres se preocupan por si sus hijas no van a crecer suficiente cuando corren, o van tener una menarquia retrasada (primera regla) u otros tipos de problemas óseos o musculares. No hay muchos estudios respecto a este tema, pero es lógico pensar que las niñas que corren dos o tres días por semana, no tienen porque tener problemas de crecimiento, siempre que se alimenten de forma equilibrada. Durante la adolescente, la nutrición es más importante, la presión social por la delgadez o las modas irracionales de las jóvenes (hoy como patatas fritas y ahora no me gusta la leche) pueden afectar más al crecimiento que la carrera. Las atletas adolescentes, si que deben seguir un control médico y deportivo para detectar cualquier anomalía durante su desarrollo.

489352

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s