Consejos para iniciar una vida activa

Para lograr un equilibrio entre la salud de nuestro cuerpo y la salud de nuestra mente, nada mejor que la actividad física y placentera a la vez. La actividad física ayuda a mantener el peso, nivelar la glucosa, el colesterol, mejorar la circulación y oxigenar todo nuestro cuerpo y mente. Además, nos permitirá mejorar nuestro aspecto exterior, y por lo tanto aumentar nuestra autoestima.

¿Qué tipo de actividad física es la más recomendable?

Al comienzo deben prevalecer los ejercicios de bajo impacto sobre huesos y articulaciones para evitar las lesiones, que son la primera causa de abandono de la actividad física. Los deportes (fútbol, baloncesto, tenis, pádel) no son la mejor opción al comienzo de un programa de actividad física, porque se realizan a una intensidad variable que aumenta los riesgos para la salud.

Para las personas con sobrepeso el objetivo principal de la actividad física es aumentar el gasto calórico. Se considera que el ejercicio realizado debe conllevar un gasto calórico total de entre 250 y 300 Kcal por sesión, acumulando a lo largo de la semana entre 1200 y 1500 Kcal. En algunas personas inclusive es conveniente un gasto de energía aún mayor.

Son preferibles las actividades aeróbicas de larga duración porque implican un gasto calórico total más elevado. Caminar, andar en bicicleta, nadar o remar son actividades muy recomendables porque tienen bajo impacto en los huesos y las articulaciones. Para incrementar el gasto calórico, llevar un par de bastones similares a los palos de esquí al caminar es una buena fórmula; además los bastones aumentan la estabilidad al andar y la persona se siente más segura. Otra posibilidad es llevar objetos de hasta 500 gramos en cada mano mientras se camina (no es recomendable en el trote).

Equilibrio: Ejercicio y alimentación

  1. Siempre estás a tiempo: Nunca es tarde para comenzar a adquirir buenos hábitos saludables. Decídete y empieza.
  2. Buenos hábitos en todas partes: Los hábitos saludables deben estar promovidos en una primera instancia por la familia y el colegio, ya que la salud se vive y se fortalece en la vida cotidiana.
  3. Un poco de ejercicio: Realizar ejercicio físico de forma habitual y moderada de acuerdo a nuestra edad, complexión y estado físico. El ejercicio es bueno además para el desarrollo psíquico, clave para sentirnos bien. Dejar el coche y andar para ir al trabajo, olvidarte de los ascensores o las escaleras mecánicas pueden ser un buen inicio.
  4. Menos tele y menos videojuegos: Limitar el consumo de televisión, videojuegos u ordenador que fomentan la vida sedentaria es una buena decisión. Pero teniendo claro que hay tiempo para todo.
  5. Bebe agua, pero sin pasarse: El agua es un elemento fundamental para nuestra salud, bebe tanta agua como te pida tu cuerpo. También puedes sustituir parte del agua por zumos naturales o infusiones.
  6. Comer sano y de todo: Los alimentos no son buenos o malos en sí mismos. A no ser que tengamos un problema que lo impida (por ejemplo: diabetes) se pueden ingerir todo tipo de alimentos con moderación. El “truco” consiste en aumentar la ingesta de frutas y verduras y disminuir la de grasas saturadas como la bollería industrial o los productos con elevadas cantidades de azúcar e hidratos.
  7. Mantener una actitud positiva: Está comprobado que reír y buscar el lado bueno de las cosas aumenta la esperanza de vida.

Walk Park

http://comohacerpara.com/tener-una-vida-mas-activa_5606a.html

http://blog.tiching.com/8-pautas-clave-para-tener-una-vida-sana-y-activa/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s